17 septiembre 2007

Fiarse del entorno

Hace unos días se publicó un informe en el que una empresa privada publicaba los resultados de un estudio que analizaba la gestión del almacenamiento de datos en la mediana empresa. Ese informe destacaba, en resumen, los siguientes aspectos:
  • Las necesidades de almacenamiento crecen de forma importante.
  • En general, las empresas están poco preparadas en caso de pérdida de datos.
  • Uno de los principales retos para una buena gestión del almacenamiento parece ser la actualización tecnológica.
  • Las decisiones de compra de soluciones de almacenamiento están influenciadas por el entorno.

La verdad es que si analizamos detenidamente el informe, el resultado puede ser más preocupante de lo que parece a priori. Sobre todo, si partimos de los dos últimos apartados.

La importancia del entorno en la toma de decisiones me parece preocupante. Máxime si la conjugamos con la actualización tecnológica como solución. Que me entero de que el vecino tiene un problema y se ha comprado un nuevo "juguete" para resolverlo? Pues yo también. Parece como si el criterio de decisión fuera "lo que hacen los demás", y sobre todo "lo que compran los demás". Un panorama peligroso si ahora ponemos en juego a los avispados comerciales que tratan de vender estos nuevos "juguetes", y que vienen contándonos que "al vecino le ha funcionado". ¿Qué profundidad de conocimiento tengo del problema del vecino? ¿Y de mi problema? ¿Es realmente cierto que a él le ha funcionado la solución? ¿Por qué motivos? ¿Seguro que a mí me sirve la misma solución? Y si es así... ¿Es la mejor solución para mi? ¿La relación coste-beneficio de esa solución es la que yo necesito? ¿Tengo una opción más eficiente?

La verdad es que fiarse tanto del entorno me parece peligroso. Y fiarse del entorno para nuevas compras, más todavía. El problema de fondo es que falta una reflexión profunda sobre las necesidades reales de mi organización. ¿Es cierto que mis necesidades de almacenamiento crecen tanto? ¿Qué almaceno, datos o información? Qué información necesito almacenar, y por cuánto tiempo? Necesito salvaguardarla? La gestión del almacenamiento puede llegar a ser un arte, pero una empresa que cuente con una buena gestión del almacenamiento se puede llegar a ahorrar MUCHO dinero. Y sobre todo, seguro que se puede ahorrar muchas inversiones ineficientes e ineficaces. Si es tan beneficioso, dónde está el problema? Sencillamente, en que para conseguir una buena gestión del almacenamiento necesitamos previamente una buena gestión de la información. No podemos ahorrarnos los backups diarios de una información que sólo cambia semanalmente si quien debe configurar dichos backups no conoce esa característica. Y esa situación se debe dar con toda la información de la organización...

En resumen, fiarse del entorno puede ser peligroso si no conocemos todos los datos, y siempre es más conveniente buscar colaboración en la propia organización que en los problemas del vecino. Al fin y al cabo, además de ahorrar espacio en disco estaremos ayudando a conseguir esa deseada alineación entre las TI y el negocio, aunque sea en el ámbito concreto del almacenamiento. Y seguro que, en el fondo, todos nos agradecen no tener que ampliar nuestra cabina de discos...