07 octubre 2010

Es licito el DoS?

Supongo que a estas alturas todo el mundo (al menos, dentro del sector) se habrá enterado ya del ataque DDoS (ataque distribuido de denegación de servicio) que han sufrido (y que no tengo muy claro que no sigan sufriendo, ya que a estas horas sus webs están inaccesibles) la SGAE, Promusicae y el Ministerio de Cultura. La noticia sobre el ataque se podría resumir en que un grupo de ciber-activistas denominado Anonymous ha organizado ese ataque dentro de la campaña "operation payback", cuyo objetivo es hostigar a los organismos que a nivel internacional encabezan los movimientos anti-P2P, consiguiendo saturar sus páginas web y que no sean accesibles para los internautas.

El ataque ha suscitado opiniones para todos los gustos, que van desde el respaldo a la iniciativa hasta su rechazo. No obstante, creo que uno de los aspectos más importantes para poder valorar el hecho es conocer sus implicaciones: con la legislación actual no es un delito, aunque sí lo será a partir del 23 de Diciembre, cuando entre en vigor la reforma del código penal. Quizás podría provocar sanciones económicas si los afectados denunciaran por vía civil a los atacantes, a los que previamente tendrían que haber identificado, y un juez aceptara la denuncia. Aunque la verdad es que tengo la sensación de que es poco probable que este hecho acabe teniendo consecuencias específicas para personas individuales.

Personalmente no estoy de acuerdo con esta forma de actuar. La verdad es que coincido bastante con la opinión de Carlos Sánchez Almeida, no creo que una demostración de fuerza que se acerca al límite de lo legal sea la mejor forma de protestar frente a unas organizaciones que han ido de verdugos hasta que se les acaba de dar la excusa perfecta para ir de víctimas. En definitiva, estamos ante una manifestación no autorizada que ha bloqueado la carretera de acceso a estos 3 organismos durante las últimas 24 horas. ¿Es esa conducta sancionable? ¿Hasta qué punto? La verdad es que no lo sé, pero siempre viene bien trasladar el caso al mundo físico, donde todo es más entendible... ¿Qué pensais vosotros? ¿Respaldais el ataque? En el fondo es más una cuestión filosófica que otra cosa... Para enfrentarnos a la SGAE... ¿Todo vale?

2 comentarios:

4n0nym0us dijo...

Tengo mi web tirada por varios centenares de bots noche y día desde hace unos 5 días... no hay forma de baneo para tantas IP y bajas conexiones, en unos casos viene por protestas como la que sufre SGAE y las demás empresas que están siendo atacadas, en otros casos los ataques son entre las propias competencias y lo más peligroso cuando ese "poder" está entre menores, el fuego en manos de niños nunca fue bueno y la envidia del caramelo es el justificante para lanzar miles de bots, que decir cuando los gobiernos de los paises donde residen no tienen el control informático necesario o la edad les hace más fuertes en lo que aplicarle una ley se refiere... obviamente estoy en contra de este tema.

Un Saludo!

Joseba Enjuto dijo...

La verdad es que estamos ante una situación espinosa. Dos fines que pueden ser completamente diferentes (una "protesta civil" en el caso de la SGAE frente a una "hostigación maliciosa" en el caso de los bots) utilizan un mismo medio, un ataque DDoS. ¿Se debe valorar sólo el medio? ¿Sólo el fin? ¿Ambos? ¿Con qué ponderación?

En cuanto a las consecuencias legales... el problema no es sólo si los responsables son mayores o menores de edad, sino que probablemente la mayoría, por pura estadística en cualquiera de los dos casos, sean personas a las que no les aplica la legislación española, con lo cual es un asunto que acaba siendo intrascendente.